INICIOGestión del PersonalSíndrome del trabajador quemado o burnout: 5 políticas de empresa para prevenirlo
El síndrome del trabajador quemado es producto de un estrés continuado.

Síndrome del trabajador quemado o burnout: 5 políticas de empresa para prevenirlo

En los últimos años no ha parado de crecer el número de empleados que en algún momento de sus carreras han sufrido el síndrome del trabajador quemado o síndrome de burnout. En ocasiones, este aumento de casos se ha relacionado con la situación creada por pandemia del coronavirus, pero las causas van más allá del teletrabajo y son mucho más profundas y diversas. A continuación, explicamos cómo detectar y prevenir el síndrome burnout en las empresas.

1. ¿Qué es el burnout en el trabajo?

Literalmente, “burnout syndrome” significa síndrome del trabajador quemado, aunque de forma más formal también se denomina como “síndrome del desgaste profesional”.

En 2019, La Organización Mundial de la Salud incluyó el síndrome del trabajador quemado en la onceava Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) como un fenómeno ocupacional que puede afectar a la salud, aunque no lo clasificó oficialmente como trastorno médico.

La OMS define el síndrome burnout del siguiente modo:

Burnout es un síndrome producto de un estrés crónico en el trabajo que no ha sido correctamente gestionado. Se fundamenta en tres dimensiones:

  • Sensación de falta de energía o agotamiento.
  • Incremento de la distancia mental hacia el propio trabajo, o bien sentimientos negativos o de carácter cínico hacia el propio trabajo.
  • Disminución del rendimiento profesional.

En otras palabras: debido al estrés laboral, el empleado puede acabar perdiendo toda su motivación y energía, sumiéndose en el profundo agotamiento físico y mental característico del síndrome del trabajador quemado.

1.1 Diferencias entre el estrés laboral y el síndrome burnout

El estrés laboral puede ser causa de baja por contingencias profesionales y es el desencadenante fundamental del burnout, pero hay que saber diferenciar ambos trastornos, porque las medidas para prevenirlos y tratarlos son distintas.

Lo que caracteriza al estrés laboral es compromiso excesivo hacia el propio trabajo, lo que puede provocar en el empleado un cuadro de ansiedad.

En cambio, el burnout o síndrome del trabajador quemado se reconoce por todo lo contrario. Es decir, una marcada falta de compromiso hacia las responsabilidades y tareas. Esto desemboca en una sensación de agotamiento y apatía. En última instancia, puede llegar a provocar una depresión clínica.

2. ¿Qué provoca el síndrome de burnout?

Según comenta la OMS en un artículo sobre la salud mental en el lugar de trabajo, las cambiantes condiciones laborales de las últimas décadas han empeorado el bienestar emocional de los trabajadores, pudiendo derivar en estrés laboral y síndrome de burnout. Dentro de las empresas, la OMS afirma que los factores con más influencia sobre la salud mental de los empleados son los siguientes:

  • Malas prácticas y una comunicación deficiente por parte de la dirección.
  • Poca o nula participación de los empleados en los procesos de decisión.
  • Horarios rígidos y excesivamente largos.
  • Situaciones de bullying o acoso laboral.

Sin una adecuada prevención de riesgos laborales, algunos de los casos de estrés laboral acaban deteriorándose hasta tal punto que los trabajadores pasan de sentirse excesivamente presionados, a rendirse y perder el interés y la motivación. Sin darse cuenta, han pasado de tener estrés laboral a sufrir el síndrome del trabajador quemado.

El síndrome del trabajador quemado se caracteriza por un profundo agotamiento mental y físico.

3. Síntomas del síndrome burnout

La lista de síntomas del burnout puede variar en cada caso, pero hay un elemento en común de todos los trabajadores afectados que se relaciona invariablemente con todos los síntomas: el sentimiento de frustración.

Dicho de otro modo, el denominador común en todos los empleados que sufren burnout es que se siente insatisfechos por su trabajo y tienen una profunda sensación de fracaso. Esto se puede traducir, en el día a día en, alguno o varios de estos síntomas:

  • Fatiga o agotamiento físico y mental.
  • Sentimientos de tristeza, angustia e impotencia.
  • Pérdida de la ilusión por el trabajo: apatía y falta de motivación.
  • Despersonalización o cinismo hacia los compañeros de trabajo.
  • Irritabilidad o ira frecuente.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Insomnio o falta de apetito.
  • Malestar físico recurrente: dolor de cabeza, molestias intestinales, dolor muscular.

4. Cómo detectar un caso de burnout laboral en la empresa

Existen varias herramientas para detectar el síndrome del desgaste profesional, como el «Cuestionario para la Evaluación de quemarse por el trabajo (CESQT)». En él, se recogen una serie de preguntas para detectar el burnout entre los empleados de una organización. Estas preguntas giran en torno a cuatro ejes principales:

  • Ilusión por el trabajo, como el deseo de alcanzar metas laborales percibidas como fuente de placer y realización personal.
  • Desgaste psíquico de los empleados, incluyendo el agotamiento físico y emocional en relación al trabajo.
  • Indolencia, entendida como las actitudes negativas hacia terceros en el ámbito laboral (insensibilidad, indiferencia o cinismo).
  • Sentimiento de culpa, por las propias actitudes negativas en el trabajo.

Existen varios métodos para hacer encuestas sobre la carga de trabajo y analizar cómo afecta psicológicamente a los empleados, como por ejemplo los que describe en el estudio “La Carga Mental del Trabajo: definición y evaluación”, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Este estudio sobre riesgos psicosociales en el ámbito laboral contiene diagramas de flujo con preguntas distintas en función de las respuestas obtenidas.

5. Estrategias de prevención del síndrome del trabajador quemado

Muchas veces se destaca el aislamiento de los empleados que trabajan desde casa como un factor de riesgo del síndrome del trabajador quemado. La Ley del Trabajo a Distancia o Teletrabajo establece descansos durante la jornada laboral en remoto, limitando el uso de dispositivos digitales relacionados con el trabajo durante estos períodos.

Sin embargo, existe el prejuicio de que el síndrome del trabajador quemado es un trastorno característico de los empleados de oficina, aunque en realidad afecta a múltiples colectivos profesionales. De hecho, algunos de los sectores con más incidencia en cuanto a estrés y burnout laboral son los de la enseñanza y la sanidad.

Independientemente del sector o colectivo profesional, se trata de un trastorno a tener muy en cuenta por parte de la Dirección de la empresa y el departamento de Recursos Humanos porque es “contagioso” y puede evolucionar hacia un ambiente laboral tóxico. En definitiva, puede llegar a ser un problema organizacional. Estas son las cinco estrategias clave para evitarlo:

5.1 Favorecer un buen clima laboral

Un ambiente de trabajo hostil, con un entorno laboral tóxico y un pésimo ambiente de trabajo, es un terreno sembrado para que aparezcan casos de estrés laboral y síndrome del trabajador quemado, e incluso de acoso laboral. La empresa debe propiciar un clima de trabajo agradable que emane desde lo alto de su jerarquía y logre impregnar a todos los departamentos de la empresa.

Asimismo, es importante detectar a los individuos conflictivos dentro de la organización, descubrir el motivo de su conducta y tomar las medidas que propicien un cambio de actitud. En cualquier caso, hay que establecer mecanismos para impedir que estas conductas individuales se extiendan en la empresa y puedan envenenar el clima laboral.

Optimiza y automatiza el control horario y la gestión de presencia con Nubhora

5.2 Establecer un liderazgo sólido

La falta o deficiencia de liderazgo puede acarrear órdenes contradictorias, procesos caóticos, procedimientos absurdos o ausencia de toma de decisiones en cuestiones críticas. El empleado se siente impotente y abrumado por el día a día, lo que puede provocarle un fuerte estrés y finalmente desencadenar el síndrome del trabajador quemado.

Establecer un liderazgo sólido, tanto en la cúspide de la organización como en cada departamento, con una comunicación fluida y bidireccional, son factores clave para lograr y mantener la motivación de los empleados.

5.3 Evaluar las cargas de trabajo y las tareas de los empleados

Una carga de trabajo excesiva, con objetivos inalcanzables, es una fuente de frustración para los empleados más motivados. Los objetivos laborales deben estar perfectamente definidos y ser alcanzables, porque de lo contrario los trabajadores acabarán ignorándolos. El típico “no llego a todo” puede ser una señal de alerta para los managers de los distintos departamentos.

Por otra parte, las tareas excesivamente repetitivas afectan a la motivación de forma especialmente negativa: el empleado siente que su trabajo no sirve para nada. Aunque hay trabajos que son repetitivos por naturaleza, siempre se pueden añadir algunas tareas con más valor añadido. Además, tener en cuenta la opinión de los trabajadores en la toma de decisiones que afectan directamente a sus tareas es fundamental: probablemente tienen opiniones válidas al respecto, y el hecho de ser escuchados influirá positivamente en su motivación.

El síndrome del trabajador quemado se puede prevenir desde el trabajo en equipo.

5.4 Planificar y supervisar el trabajo en equipo

Este punto es fundamental. En muchas ocasiones, el bajo rendimiento de algunos trabajadores es soportado a costa de los más motivados y responsables.

Se trata de un fenómeno que en ocasiones se ve a simple vista: mientras unos empleados charlan y toman un café tras otro, los que tienen más sentido de la responsabilidad intentan abarcar las tareas pendientes, agobiándose y “quemándose” en el proceso. Y lo que acaba de frustrar definitivamente a los trabajadores motivados es comprobar que, a final de mes, todos cobran lo mismo.

Una buena planificación y control de los procesos de trabajo en los equipos, asistido por soluciones y herramientas tecnológicas, es la mejor forma de prevenir este tipo de riesgos psicosociales en las empresas.

5.5 Implementar sistemas de incentivos y recompensas

Cualquier esfuerzo requiere de algún tipo de recompensa. Lógicamente, la recompensa básica del esfuerzo que realizan todos los trabajadores a diario es el sueldo que perciben, pero éste no es el único incentivo que necesitan. También precisan recompensas en forma de descanso, reconocimiento profesional y satisfacción por el trabajo bien hecho.

Los sistemas de recompensas en las empresas inciden directamente en la motivación de los empleados, y pueden incluir uno o varios de los siguientes tipos de incentivos:

  • Incentivos económicos: son las comisiones que desde siempre han recibido los agentes comerciales por sus ventas. Algunas empresas establecen pluses para los trabajadores de otros departamentos a partir de objetivos cuantificables. Estos incentivos pueden ser por logros o resultados.
  • Incentivos en forma de tiempo: no se trata de “regalar tiempo”, sino de proporcionar herramientas para la conciliación familiar y una correcta administración de los descansos y vacaciones de los empleados. Una cierta flexibilidad horaria es un gran instrumento para prevenir el síndrome del trabajador quemado: establecer un “tiempo de cortesía” para la hora de entrada al trabajo evita el estrés que puede significar, por ejemplo, un atasco en la carretera o el retraso de un tren. La colaboración de Managers y empleados en la gestión horaria tiene igualmente un impacto positivo en el bienestar emocional de los trabajadores.
  • Incentivos en forma de reconocimiento profesional. Por una parte, hablamos de la dimensión humana y comunicativa del reconocimiento: valorar el esfuerzo y el trabajo bien hecho de los empleados aplicando la inteligencia emocional. Por otro lado, es igualmente importante el reconocimiento en forma de mejora laboral. Si bien es cierto que no todo el mundo está capacitado para cualquier tarea, sí que se puede dar la oportunidad de mejora, por ejemplo, a través de la oferta de formación por parte de la empresa. Posibilitar el ascenso profesional mediante cursos que capaciten al empleado para realizar un trabajo mejor pagado y más interesante es una forma muy eficaz de motivación de la fuerza laboral.

6. Herramientas para la gestión del tiempo: detectar y evitar el síndrome del trabajador quemado con la ayuda de la tecnología

Definir los descansos, vacaciones, días de libre disposición o permisos de forma anticipada, racional y satisfactoria para ambas partes es parte de la política de prevención del síndrome del trabajador quemado en la empresa. Nada es más frustrante para un trabajador que no poder hacer planes porque hasta el último momento no sabe si le van a conceder unos días libres.

La mayoría de veces no hay mala intención por parte del Manager o el Responsable de RRHH; simplemente está sobrepasado por todas las solicitudes e incidencias de la plantilla. La mejor forma de planificar con suficiente antelación las vacaciones y días libres de los empleados es automatizando todos los procesos mediante una herramienta inteligente y colaborativa para la gestión del tiempo.

Nubhora es la solución integral por excelencia para la gestión del tiempo en las empresas. De forma visual e intuitiva, permite efectuar el control horario y planificar permisos y vacaciones de los empleados, así como gestionar proyectos y asignar tareas con el fin de garantizar unos objetivos realistas, alcanzables y cuantificables.

Esta solución tecnológica colaborativa mejora la comunicación entre empleados y Managers, ya que ambas partes pueden ver en tiempo real el estado le los proyectos de la empresa, y cómo se coordinan los distintos equipos de trabajo.

La interfaz de Nubhora para los Managers de Recursos Humanos y de los distintos departamentos permite organizar y consultar de forma gráfica turnos de trabajo, reducciones de jornada, bajas laborales, solicitudes de días libres y permisos para asuntos propios. Además, son los mismos trabajadores los que realizan las solicitudes desde el Portal del Empleado de Nubhora, lo que proporciona más transparencia para la plantilla y menos tareas rutinarias para departamento del RRHH.

Los informes y estadísticas que ofrece Nubhora gracias a la automatización de procesos, te permitirán analizar el grado de absentismo y bajas laborales por grupos de empleados o departamentos, y compararlos entre ellos. Esto permite detectar potenciales problemas respecto a la motivación y rendimiento de los distintos equipos y poner en marcha las acciones más adecuadas de prevención de riesgos laborales como son el estrés o el síndrome del trabajador quemado.

Optimiza y automatiza el control horario y la gestión de presencia con Nubhora

COMPARTIR
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Artículos relacionados

5 grandes tendencias en la transformación tecnológica del departamento de Recursos Humanos

Solicita una demostración

    Soporte y descargas

    Si necesitas contactar con nosotros, puedes hacerlo mediante los datos de email y teléfono que te facilitamos a continuación. Para la resolución y gestión de incidencias, puedes ponerte en contacto con soporte@nubhora.com. Además, puedes descargarte la APP de Nubhora en Google Play y APP Store.

    s f

    Contacto
    Síguenos